jueves, 20 de mayo de 2010

Instrucciones para subir una escalera












Nadie habrá dejado de observar que con frecuencia el suelo se pliega de manera tal que una parte sube en ángulo recto con el plano del suelo, y luego la parte siguiente se coloca paralela a este plano, para dar paso a una nueva perpendicular, conducta que se repite en espiral o en línea quebrada hasta alturas sumamente variables. Agachándose y poniendo la mano izquierda en una de las partes verticales, y la derecha en la horizontal correspondiente, se está en posesión momentánea de un peldaño o escalón. Cada uno de estos peldaños, formados como se ve por dos elementos, se situá un tanto más arriba y adelante que el anterior, principio que da sentido a la escalera, ya que cualquiera otra combinación producirá formas quizá más bellas o pintorescas, pero incapaces de transladar de una planta baja a un primer piso.

Las escaleras se suben de frente, pues hacia atrás o de costado resultan particularmente incómodas. La actitud natural consiste en mantenerse de pie, los brazos colgando sin esfuerzo, la cabeza erguida aunque no tanto que los ojos dejen de ver los peldaños inmediatamente superiores al que se pisa, y respirando lenta y regularmente. Para subir una escalera se comienza por levantar esa parte del cuerpo situada a la derecha abajo, envuelta casi siempre en cuero o gamuza, y que salvo excepciones cabe exactamente en el escalón. Puesta en el primer peldaño dicha parte, que para abreviar llamaremos pie, se recoge la parte equivalente de la izquierda (también llamada pie, pero que no ha de confundirse con el pie antes citado), y llevándola a la altura del pie, se le hace seguir hasta colocarla en el segundo peldaño, con lo cual en éste descansará el pie, y en el primero descansará el pie. (Los primeros peldaños son siempre los más difíciles, hasta adquirir la coordinación necesaria. La coincidencia de nombre entre el pie y el pie hace difícil la explicación. Cuídese especialmente de no levantar al mismo tiempo el pie y el pie).

Llegando en esta forma al segundo peldaño, basta repetir alternadamente los movimientos hasta encontrarse con el final de la escalera. Se sale de ella fácilmente, con un ligero golpe de talón que la fija en su sitio, del que no se moverá hasta el momento del descenso.
Historias de cronopios y de famas. Julio cortázar. 
Foto: Escher 



8 comentarios:

  1. Jajaja, muuuuy bueno Cortázar, vamos que si te pones a pensar en lo que hay que hacer para subir una escalera igual de la pereza ni las subes, porque como te confundas de pieeeee con tanto lío de si primero este y luego el otro... jijiji, aaaaahiiiiii, es que me parto de la riiiiisa. Geniiiiial.

    Beeesos.

    ResponderEliminar
  2. Uffffff, jolines con Cortazar, después de tanto manual, ahora ya no se si subo bién las escaleras, o me equivoco sin querer. O sea, que a partir de mañana, subo en ascensor,,,, vaya, olvidé algo importante, no hay ascensor en casa.
    Tendré que imprimirlo jajajajaja
    Un saludo sonriente

    ResponderEliminar
  3. Tengo escaleras en casa...viví gran parte de mi vida subiendo y bajando escaleras, pero confieso que nunca lo hice tan premeditadamente :) Cortázar, un genio...
    Abrazosss

    ResponderEliminar
  4. Hola María!!De Cronopios y de famas me encantó amiga. Este que elegiste de los relatos es buenísimo!!.
    Feliz jueves!!
    Besossssss

    ResponderEliminar
  5. Pero a mí lo que me preocupa realmente es... ¿qué es un cronopio? lo he buscado en el diccionario de la Real Academia de la Lengua pero me dice que no existe... Bueno, pensaré en lo que puede ser mientras subo una escalera...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Maria, excelente texto has elegido para compartir.
    ..."Para subir una escalera se comienza por levantar esa parte del cuerpo situada a la derecha abajo, envuelta casi siempre en cuero o gamuza, y que salvo excepciones cabe exactamente en el escalón."...
    Impecable.
    Abrazo de luz, Mirta

    ResponderEliminar
  7. YO tampoco sé lo que es un cronopio, pero da igual, este texto me ha recordado a uno que tengo guardado en algún sitio que escribí hace mucho años sobre cómo atarse los cordones de los zapatos!! Lo voy a buscar! Es un ejercicio muy interesante escribir sobre hechos cotidianos que parecen sin importancia pero que en realidad están llenos de magia... o dificultad, sirve para valorar hasta lo más insignificante. bss

    ResponderEliminar
  8. ¡¡¡¡¡¡¡¡No puede ser!!!!, hay dos personas en esta reunión que no saben lo que es un Cronopio... y a una de ellas la conozco personalmente... van a saltar todas las alarmas como esto salga de aquí... sssssssssshhhhhh!, hablad en voz muy baja y haced como que cada un@ tiene plantados suculentos cronopios en su huerto ecológico, o que todos los días lo saca a pasear por la Alameda, o que juega interminables partidas de ajedrez bajo la luz de velas aromáticas... pero, ¡¡¡por favor!!!, nadie sepa que ignoráis realmente lo que son.

    Abrazo para tod@s, mención especial para Vida y Raquel (porque yo tampoco sé lo que es un cronop... ssssssssshhhh!!!) y, por supuesto, piñata de abrazos para Mária, por invitar a Cortázar (intuyo que él tampoco sabía lo que era un cron... ssssssssshhh!!!)

    ResponderEliminar

Gracias!!